Recursos y novedades

El emprendimiento social factor clave de desarrollo

El emprendimiento social como motor de desarrollo rural. Un nuevo modelo de emprendimiento que llega para quedarse.

Vivimos tiempos de cambio. Eso es indudable. Y el cambio nos afecta a todos; a las personas, a las organizaciones sociales, a las administraciones, a las empresas… Todos estamos en el mismo barco. Un barco que avanza sobre aguas revueltas con rumbo a un destino no demasiado claro…

Nuestras decisiones, las de todos, por insignificantes que parezcan, tienen un impacto en el rumbo de ese barco, y en cómo sortea las olas. Evidentemente las decisiones tendrán mayor impacto cuanto más grandes y más poderosos sean quienes las toman, pero todo suma. Importa cuando decidimos consumir productos de cercanía en lugar de comprar en el supermercado, cuando optamos por evitar envases o reciclar, cuando nos hacemos socios o voluntarios de una organización, cuando apagamos las luces al salir de una habitación… O cuando tomamos la decisión de que nuestra actividad profesional y económica sirva para contribuir a un cambio real y positivo para la vida de las personas, para el medio ambiente o para la sociedad.

Hoy, cuando pensamos en un emprendedor o emprendedora, no sólo nos imaginamos a una persona que busca hacerse rica, o vivir de su trabajo, también nos viene a la mente la figura de una persona que, además de soñar con vivir de su negocio, piensa en contribuir a mejorar las cosas. No es una moda. No es algo nuevo. Pero cada vez son más… Hablamos de los negocios o emprendimientos sociales: Iniciativas que no requieren de ayuda externa (subvenciones) para crecer, pero que buscan generar un cambio social o medio-ambiental. Algunas nacen en el seno de organizaciones sociales, otras de la mano de personas con muchas ganas de cambiar las reglas del juego.

La verdad es que en el ámbito rural, esta dimensión social adquiere si cabe mayor importancia... El mero hecho de tomar la decisión de emprender en el ámbito rural supone ya un compromiso con el territorio, con la sostenibilidad, con el equilibrio territorial, pero es que, además, las personas que emprenden en los territorios rurales suelen tener muy claro que quieren generar valor para sus territorios, constribuir a su desarrollo y mejorar la vida de las personas que los habitan. 

Cabe preguntarse si las políticas que ponen el énfasis en lo económico para luchar contra la despoblación tienen hoy en día sentido...

El desolador estado que se ha alcanzado en algunas zonas rurales de Europa, incluyendo España, es alarmante y evidencia el fracaso de las políticas de desarrollo territorial convencionales, basadas fundamentalmente en lo económico. De hecho, existen ejemplos de éxito en de lucha contra la despoblación, de contención del problema e incluso de reversión de la tendencia. Muchos de estos ejemplos se basan en estrategias de fomento del emprendimiento social y la innovación social en las que los diferentes actores del territorio van de la mano.

No hace falta irse muy lejos, en La Era Rural tenemos grandes ejemplos de emprendedores sociales, y en Aragón existen iniciativas emprendedoras sociales que se han convertido en referencia... ¡Toma nota!

  • Horno de pan de la Fundación Crisálida: La Fundación Crisálida nació en 2009 con el objetivo de contribuir a la integración sociolaboral de las personas con discapacidad. Para ofrecer un futuro a los jóvenes de la fundación optaron por lanzar un horno de pan en Camporrells, en la comarca de la Litera, que da trabajo a más de diez chicos y chicas con discapacidad intelectual y que provee a muchas panaderías y negocios de la zona.

  • Senderos de Teja: Es dificil a fecha de hoy no haber escuchado hablar de Senderos de Teja; una empresa social con sede en Artieda impulsada por un grupo de jóvenes dispuestos a cambiar el discurso sobre las zonas rurales. Empezaron gestionando el albergue municipal de Artieda promocionando el deporte y el turismo activo y sostenible y hoy tienen ya varias líneas de negocio, entre ellas el proyecto "Envejece tu pueblo". ¡No les pierdas la pista! 

  • Apadrina un Olivo: Esta iniciativa trabaja para la recuperación del olivar centenario abandonado de Oliete, Teruel. Mediante las nuevas tecnologías, internet y el móvil impulsan la recuperación del olivar centenario yermo. Comprende la página web www.apadrinaunolivo.org y la App para móvil “Mi Olivo”: Cada olivo tiene un código QR que identifica al padrino y se mantiene una conexión emocional entre el olivo y el padrino, que puede ponerle nombre al olivo y seguir su evolución, además de disfrutar del aceite producido en su almazara (que también está a la venta).