Recursos y novedades

¿Coworking? ¡No! Espacio de innovación.

¿Tú pueblo tiene coworking? Hace unos años seguro que la respuesta era, o "no" o "eso qué es". Pero ahora cada vez más municipios rurales apuestan por estos espacios como una forma para atraer empresas y talento.

Pero esto de los coworkings como espacios de dinamización del entorno rural, ¿funciona de verdad o es simple moda?

Lo cierto es que la habilitación de espacios de coworking se está convirtiendo en una línea de trabajo habitual para los ayuntamientos, pero también es verdad que algunos de estos espacios se encuentran vacíos de “coworkers” o que, aún teniéndolos, no se crea un ecosistema lo suficientemente activo, dinámico y autosuficiente como para dinamizar el entorno, impulsar proyectos, crear sinergias…

Esto muestra que el modelo de “coworking” urbano no puede aplicarse tal cual en el ámbito rural. Los “coworkings” al uso (que ofrecen espacios de trabajo y servicios comunes) es dificil que funcionen si no se incorporan otros elementos que los conviertan en espacios de innovación y participación para todos los agentes del territorio.

Además, antes de embarcarse en la aventura de poner en marcha uno de estos espacios se deberían analizar diferentes factores, entre otros la existencia de un número de personas potencialmente interesadas, o pensar en una figura tan fundamental como el líder o dinamizador del espacio.  

En todo caso existen casos de éxito, y resulta indudable que estos espacios de innovación tienen un potencial increíble para avanzar en la dinamización de los territorios, si se gestionan adecuadamente y si son algo más que réplicas de los “coworkings” urbanos.

Prueba de ello es” Zona Líquida “, el primer espacio de coworking situado en un entorno rural, en este caso Ribarroja de Ebro. Desde su creación, en 2013, “Zona Líquida” se ha convertido en un referente para otros espacios rurales.

Esta y otras experiencias se compartirán el 3 de octubre en el municipio de Uncastillo en una jornada destinada precisamente a reflexionar sobre cómo impulsar estos espacios, y sobre los factores de éxito de los mismos. La jornada reviste especial interés ya que en Aragón contamos con una red cada vez más extensa de “corworkings” rurales que es necesario aprovechar y utilizar para impulsar el desarrollo de nuestros territorios.

Prueba de esto es la existencia de la Red ARCE (La Red Aragonesa de Centro de Emprendedores); una iniciativa patrocinada por el Gobierno de Aragón para la colaboración y gestión de los centros de emprendimiento comarcales con un enfoque horizontal.

Os contaremos las conclusiones de la jornada de Uncastillo, pero mientras tanto ¿qué os parece si dejamos de hablar de “coworkings” y pasamos a hablar de “espacios de innovación”?