Recursos y novedades

2023: EL AÑO EN QUE TODOS UTILIZAREMOS INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Todos llevamos años utilizando Inteligencia Artificial, a veces sin saberlo. Es hora de sacarle provecho como emprendedores.

La inteligencia artificial (IA) es una tecnología que está revolucionando la forma en que las empresas funcionan y se desarrollan. Los jóvenes emprendedores tenemos la oportunidad de utilizar la IA para mejorar nuestros negocios y obtener ventajas competitivas en el mercado. O mejor dicho, tenemos la oportunidad de no quedarnos atrás con respecto a nuestra competencia.

Uno de los principales beneficios que ofrece la IA es la capacidad de automatizar tareas repetitivas y tediosas. Esto nos permite ahorrar tiempo y esfuerzo en tareas que no son esenciales para el crecimiento del negocio, y en cambio enfocarnos en actividades más valiosas como la generación de nuevas ideas y el desarrollo de relaciones con clientes y socios.

Otra forma en que la IA puede ser útil es en la toma de decisiones. Con el uso de algoritmos y machine learning, la IA puede procesar grandes cantidades de datos y ofrecer predicciones y recomendaciones precisas para ayudar a los emprendedores a tomar decisiones informadas. Además, la IA también puede ser utilizada para mejorar la eficiencia y productividad de un negocio. Por ejemplo, algunas empresas utilizan chatbots basados en IA para atender a clientes y brindar soporte técnico, lo que les permite atender a más clientes sin tener que contratar a más personal.

Por último, la IA también puede ser utilizada para mejorar la experiencia del cliente. Por ejemplo, algunas empresas utilizan la IA para personalizar y adaptar su contenido y ofertas a las necesidades y preferencias individuales de cada cliente. Esto lo hemos vivido todos como clientes de marketplaces como Amazon o como consumidores de contenido audiovisual en las distintas plataformas.

EJEMPLOS DE USO Y HERRAMIENTAS DE IA

Aquí hay algunos ejemplos concretos de herramientas de inteligencia artificial que se pueden utilizar en los negocios:

Chatbots: Hay muchos pero recomendaría los siguientes:

HubSpot Chatbot: una herramienta de chatbot que se puede integrar con el sitio web y las redes sociales de una empresa.

MobileMonkey: una herramienta de chatbot que se puede utilizar para atender a los clientes a través de WhatsApp y Messenger.

Drift: una herramienta de chatbot que se puede utilizar para proporcionar soporte a los clientes y recopilar información de ellos.

Asistentes virtuales: Muchos los hemos utilizado ya en nuestro día a día, pero solamente unas pocas personas les están sacando verdadero rendimiento a nivel de negocio.

Google Assistant: un asistente virtual que se puede utilizar para realizar tareas simples como programar citas y enviar recordatorios.

Alexa: un asistente virtual que se puede utilizar para controlar dispositivos domésticos y realizar tareas simples.

Cortana: un asistente virtual que se puede utilizar para realizar tareas simples y buscar información en Internet.

Análisis de datos: En el mundo de los negocios la intuición y la experiencia son fundamentales, pero si queremos crecer con solidez debemos basarnos en datos. Analizar grandes cantidades de datos es el gran reto y, en esa línea te recomiendo estos dos:

Tableau: una herramienta de análisis de datos que se puede utilizar para visualizar y analizar grandes cantidades de datos.

Hootsuite Insights: una herramienta de análisis de datos que se puede utilizar para analizar el rendimiento de las redes sociales.

Sistemas de traducción: Muy útiles para llegar a clientes o posibles clientes en otros idiomas. Seguro que los has utilizado alguna vez. Obviamente están lejos de superar el trabajo de una filóloga o un traductor, pero te pueden sacar de más de un apuro si te animas a ampliar tu negocio a otros mercados.  Como ejemplos tomaré dos: Google Translate y Microsoft Translator.

Las aplicaciones de la IA son múltiples y esto no ha hecho más que comenzar. He dejado para el final a Dall-e 2, autor de la fotografía que encabeza este artículo y a ChatGPT, el chatbot de OpenAI con el que podría haber escrito este artículo, ¿o no?