Recursos y novedades

A PUERTA FRÍA

7 trucos y consejos para “vender” nuestro proyecto sin que nos conozcan de nada.

Reconozcámoslo. Una de las mayores dificultades que tenemos las personas emprendedoras es dar a conocer nuestro proyecto, ya sea a potenciales clientes o a posibles financiadores o inversores. Y es que la competencia es enorme, y aunque internet (y “La Era Rural” por supuesto) es un gran aliado, lo cierto es que sigue siendo muy complicado romper la primera barrera para conseguir esa reunión importante.

“Vender” nuestro proyecto a puerta fría puede ser duro y frustrante.

No tenemos una varita mágica para abrir esas puertas pero sí que podemos darte una serie de consejos que, quizás, puedan ayudarte…

#1 A puerta fría no quiere decir a ciegas

Seguramente la persona a la que te dirijas para conseguir una cita o una reunión no sabrá quién eres, pero eso no quiere decir que tú no sepas quién es… Antes de lanzarte a la caza y captura de la reunión, investiga. Si quieres conseguir una reunión en una empresa mira por internet, busca quién es la persona más adecuada y aprovecha las ventajas de la red para enterarte bien de lo que les interesa.

Averigua en Linkedin, en la página de la empresa, o en un buscador cuál es el email o el teléfono de la persona que te interesa. Si no lo encuentras siempre puedes llamar al teléfono general y preguntar directamente por esa persona. Si no te la pasan pregunta cuál es su mail.

#2 Personaliza tus comunicaciones

Sí, es mucho más trabajo que mandar un email masivo a un montón de direcciones, pero generalmente da mejores resultados. Y no nos referimos únicamente a cambiar el encabezado de un mail poniendo el nombre de la persona, sino a que incorpores en el mensaje referencias que demuestren que te estás dirigiendo a ella, que has investigado, que te interesa… Si envías una presentación personalízala con el logo de la empresa que la va a recibir, incorpora elementos que muestren que te diriges a ella por una razón.

#3 Enfócate en el beneficio para el que escucha

Seguro que tu proyecto o producto es maravilloso, pero no te engañes, lo importante no es eso sino el beneficio o ventaja que aportará a quien te escucha…

Por eso, en un primer acercamiento apuesta por la concisión, intenta que quien te lee o escuche intuya que lo que le vas a ofrecer va a cubrir una necesidad, o generar una ventaja clara.

#4 En los emails sigue la regla de la pirámide

La falta de tiempo es un mal muy extendido. Seguramente quien reciba tu mensaje recibirá decenas o incluso cientos a lo largo del día. Por eso es muy importante poner lo importante al principio. Intenta llamar la atención con una frase clara y concisa que exponga por qué le va a resultar de interés reunirse contigo.

 

#5 En los primeros encuentros, pregunta, escucha y apunta

La información es poder. Por eso, cuando tengas la oportunidad de hablar con alguien que te interesa (porque has conseguido cerrar una reunión, te lo has encontrado en un acto, etc) no te lances a contar “tu película”; quien te escucha tiene que saber quién eres y qué haces, pero sobre todo, tú tienes que terminar la conversación con información que te ayude, más adelante, a cerrar una venta o una colaboración.

Sin atosigarle pregunta sobre sus objetivos, experiencias pasadas, intereseses, preocupaciones…

Recuerda que es muy importante apuntar toda la información que extraigas. Siempre es buena idea llevar un registro de potenciales clientes o colaboradores en el que recojas toda esa información, además de posible información personal que te ayude a volver a ponerte en contacto (cumpleaños, intereses, etc…)

Intenta no terminar las conversaciones sin nada concreto; al menos un “la semana que viene te llamo y te comento una propuesta que creo que te va a interesar”, o un intercambio de tarjetas.

Un truco. Cuando te den una tarjeta apunta en la misma dónde has encontrado a esa persona y elementos clave de la conversación, así te será más fácil retomar el contacto sin que te falle la memoria... "Hola XXX, soy XXX, nos conocimos en la jornada de presentación de "La Era Rural" durante la que tuvimos la oportunidad de mantener una conversación muy interesante sobre lo que estáis haciendo en materia de XXX...."

#6 No tengas prisa

Nunca debes intentar vender o cerrar un acuerdo en el primer encuentro o email; en la mayoría de casos estarás destruyendo oportunidades reales. Céntrate en recoger información, establecer confianza, crear interés, y entender qué puede motivar a esa persona a cerrar un acuerdo contigo.

#7 Préparate

Seguro que te lo han dicho miles de veces pero tienes que ser capaz de resumir tu proyecto, o lo que haces, de manera atractiva y concisa. Y tener este discurso muy interiorizado.

Aquí te dejamos un enlace con unos trucos para preparar tu “elevator pitch”

Además de esto, recuerda llevar siempre tarjetas y prepara presentaciones “tipo” que puedas adaptar rápidamente. Eso sí, recuerda que deben ser concisas y concretas y enfocarse en el valor que genera lo que ofreces a quien lo lee.